Industria láctea

«El mayor problema que tiene la pyme láctea hoy es la tasa de interés, que alcanza el 100% en el caso del descubierto.»

Estos niveles hacen desaparecer la rentabilidad y como consecuencia de evitar los plazos largos se termina vendiendo mucho menos, lo cual aumenta los costos fijos y esto podría generar la toma de decisiones de impacto social en el sector”, explicó Leo Francisco Godoy, Socio Gerente de Mafralac Alimenticia SRL y Vicepresidente de la Asociación de Pequeñas y Medianas Empresas Lácteas.

En este mismo sentido, se emitió un comunicado desde APyMEL en el que se expone que la cadena de pagos se extendió a 80, 90 y 120 días y no se pueden descontar los cheques.

Cabe destacar que a las pymes lácteas corresponde el 82% de la industria del sector en el país, y alrededor del 80% poseen menos de 20 empleados. Asimismo, la mayoría se ubica en poblaciones de menos de 12.000 habitantes, el 60%.

Godoy apuntó que el sector en el último año venía recuperándose, sin embargo hay un freno muy fuerte de todas las inversiones por encarecimiento del crédito, y una baja importante en el consumo interno.

«Con tasas de más del 100% que están cobrando las tarjetas el consumo está paralizado, y los últimos acuerdos alcanzados con organismos internacionales no representan ninguna consecuencia que, en el corto plazo, beneficie al sector. Es posible que si el sector público resuelve su déficit, en el mediano plazo, el país vuelva a tener crédito más barato», remarcó Godoy.

En referencia a las exportaciones, el vicepresidente de APyMEL dijo que «son las nuevas puertas que se abren».
«Es fundamental cerrar acuerdos comerciales con países complementarios, no competidores. Necesitamos comprarles algo a esos países y generar la baja simultanea de aranceles. Solo así tenemos largo plazo exportador y no coyunturalmente por tipo de cambio», apuntó.

Fuente: Campo Litoral (http://www.campolitoral.com.ar)